Confianza en lo entrenado

Es evidente que tener buenos jugadores te da más opciones de conseguir la victoria. Pero en multitud de ocasiones escucho tras la derrota, es que nos faltó tal jugador o estos dos jugadores y así no se puede. Consideró que esto es un error. Es indiscutible que si un equipo es superior técnicamente y físicamente la probabilidad de conseguir la victoria se reduce bastante. Pero si tienes un equipo con el que has trabajado tácticamente e independientemente de jugador que tengas ( es decir los jugadores pueden jugar en varias posiciones) esa reducción de probabilidades no es tan acentuada. El problema es que muchos  no confían en eso. Hay muchos entrenadores de fútbol base que como les falte uno o dos jugadores determinantes ya entregan el partido. Basan su juego alrededor de estos jugadores dando muy pocas oportunidades a que los demás asuman la resposibilidad de ellos los días de sus ausencias. Incluso los propios compañeros ya empiezan con una actitud negativa al faltar sus compañeros determinantes.

De ahí que a mí personalmente me gusta quitarle protagonismo en los entrenamientos a estos jugadores. Me gusta entrenar los movimientos del equipo sin ellos para luego, una vez asimilados por el resto, integrarlos en el entrenamiento. Intentó evitar por todos los medios usar a estos jugadores como modelo para los demás aunque a veces es necesario hacerlo para que no bajen su autoconfianza y no empiecen a dudar sobre su rendimiento.