En multitud de libros, escritos y demás nos hablan de que se debería entrenar según la edad del deportista. La mayoría de estos escritos establecen estas pautas en función de la edad psicológica del chaval, pero la realidad que nos encontramos actualmente es otra.

La vida activa de los deportistas nacidos después del 2000 no tiene nada que ver con la de generaciones anteriores. Me explico, en los escritos te dicen que a partir de la edad infantil (a partir de los 12 años) te dicen que hay que empezar a introducir en el aprendizaje de los jóvenes deportistas los conceptos tácticos del deporte. Psicológicamente ya están preparados para asimilar esos conceptos pero en la realidad te encuentras con chavales que no tienen aun adquiridas las capacidades motoras suficientes para llevar a la practica estos conceptos. Los niños están “faltos de horas de deporte” y no me refiero a un deporte en concreto, están faltos de jugar en la calle, en los parques, en las plazas. Están sobrados de horas de videoconsola, de móviles, de televisión pero muy faltos de coordinación en sus movimientos que es fundamental para poder llevar a cabo con un mínimo de éxito las acciones técnicas de cualquier deporte.

Es por ello que los entrenamientos no solo los tenemos que adaptar a la edad del niño, también los tenemos que adaptar a la capacidad motora del niño ya que sin esta capacidad no podrán llevar a cabo las acciones técnicas y por consiguiente las tácticas requeridas del deporte. Adaptar las tareas de los entrenamientos a un nivel que suponga un reto conseguible para el joven deportista los va a mantener motivados y avanzaran en su formación. En cambio adaptar el entrenamiento a lo que creemos que deberían llegar pero no llegan va a causar frustración en el niño y hará que abandone el deporte.

Los entrenadores/monitores/formadores de niños debemos empezar a entender que nuestro objetivo no es conseguir victorias por encima de todo (eso sera la consecuencia de un trabajo bien hecho), nuestro objetivo es mantener y mejorar a los chavales en el deporte, haciéndolos progresar como deportistas y como personas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *